Cómo preparar una buena tabla de fiambres

Las tablas de fiambres suelen ser una magnífica opción a la hora de ofrecer algo bueno, atractivo y apetitoso para comer, sin que tengas que asumir un esfuerzo arduo ni nada por el estilo.

Simplemente teniendo en cuenta cuáles son los embutidos que quieres colocar y algunas cuestiones adicionales, como ser la presentación, podrás concebir un plato completo que es ideal para disfrutar en reuniones informales o para amenizar cualquier encuentro de la mano de un buen vino o una rica cerveza.

Por empezar, es fundamental que adquieras productos de buena calidad. Si conoces de fiambres, pues mucho mejor, ya tendrás ganada de antemano la primera batalla. De acuerdo a los gustos de cada uno, la estación del año que sea o la intención que quieras llevar a cabo con tu tabla, tendrás que realizar las elecciones cuando estés en el mercado a punto de comprar los ingredientes.

Obviamente, no pueden faltar salame picado fino o grueso, morcilla, jamón crudo, jamón cocido, fiambre de cerdo, además de mortadela. Son clásicos insustituibles. Pero también puedes jugar a ponerle un toque gourmet. Por ejemplo patés, pickles, anchoas y cualquier otro aperitivo que se te ocurra que puede llegar a servir para complementar esta tabla de fiambres.

Una buena tabla de fiambres no puede no tener quesos. Elige de los más variados, desde aquellos suaves como la mozzarella hasta algunos más fuertes como el queso azul o el parmesano. También aceitunas, patatas fritas y unos buenos panes de diversos ingredientes para que oficien de compañía. Es de esas comidas que jamás fallan. Lo dicho, a abrir una buena botella de tinto o una saludable cerveza de calidad y a disfrutar con quien más lo desees.



Las imágenes aquí presentadas tienen una finalidad meramente ilustrativa.

© 2020 Calle Pública S/N (3164) Estación Camps, Entre Ríos

Tel: (0343) 4 851785 / 4 903436 - www.granalier.com.ar

Un producto de: